octubre 9

Hallan plaguicidas en miel de Jalisco

Los plaguicidas que se utilizan en Jalisco para controlar plagas en cultivos no solamente matan a gran cantidad de abejas silvestres y de apiario, sino que también terminan en su producto final de consumo humano: la miel.

De acuerdo con un estudio realizado en 30 municipios de las regiones de Jalisco en abril por Gilda Ponce, alumna de la Maestría en Ciencias de la Salud Ambiental de la Universidad de Guadalajara, en 63 por ciento de la miel estudiada se encontraron residuos de diferentes plaguicidas, de los cuales siete presentan como agente activo los neonicotinoides, una sustancia prohibida en varios países de Europa por su toxicidad. Solamente 37 por ciento resultó libre de tóxicos.

De acuerdo con la autora del estudio, la miel se analizó en laboratorios de Canadá y se encontró que las concentraciones de plaguicidas son de pocos nanogramos que, según estándares de la OMS, son insuficientes para causar un daño agudo en el humano por sólo un consumo; sin embargo, la alarma radica en que éstos se bioacumulan y además podrían no sólo estar en la miel, sino en los alimentos que son regados con ellos, tales como el aguacate, las berries, el maíz, entre otros. De hecho, las colmenas más cercanas a estos cultivos fueron las más afectadas.

“Son pesticidas muy eficaces, aplicas una gota y abarca extensiones muy grandes, la planta lo absorbe y lo lleva a todo su sistema, las hojas, tallos, frutos, y cuando llega una plaga se muere, pero no es selectivo, los insectos no blanco (como las abejas) también se ven afectados. El insecticida se sigue traslocando a toda la planta y entonces llega al polen, al néctar y la fruta, es cuando la abeja indirectamente, de manera subletal, entra en contacto con él, el polen está contaminado y lo lleva a la colmena, es ahí donde queda”, explicó la autora en entrevista.

“(Cuando la abeja no muere con el insecticida) tiene un efecto subletal, implica que dejan de comunicarse entre ellas, pierden la memoria, las que salen ya no regresan y la colmena muere. También el sistema inmunológico se los deprime y entonces andan vulnerables, la abeja reina, que suele vivir cinco años, vive dos. Debido a la cronicidad que tiene el problema lo quisimos estudiar, lo vimos como una necesidad prioritaria”.

Mascota y el sur

Ponce encontró que los municipios donde la miel está libre de plaguicidas son los de la región Centro, Norte y Altos, como Encarnación de Díaz, Huejutla y Lagos de Moreno, mientras que en el resto de las regiones, principalmente en el sur, donde abundan los cultivos de berries y aguacate, es donde se encontró más miel contaminada; particularmente llamó la atención de Mascota, donde más concentración en miel se registró de plaguicidas y que es de los municipios más afectados por la mortandad de abejas. También especificó que las concentraciones de químicos las dará a conocer en cuanto presente a la academia su estudio.

Por su parte, la coordinadora de la maestría, Silvia Ramos, adelantó que el documento será presentado ante diferentes autoridades para tomar medidas sobre los pesticidas y en específico los neonicotinoides, que pasan a través de la cadena alimenticia de manera persistente, por lo que sugerirán prohibirlos.

Mayoría. Los residuos de la sustancia tóxica fueron encontrados en la mayoría de las muestras.
____________

“En algunos países europeos la reglamentación ha sido prohibirlo totalmente, en otros países como Canadá solamente se permite que se utilice cuando tienes una plaga y demuestres que es necesario aplicando o en ambientes controlados, como invernadero. Nosotros, si nos preguntaran, nuestra opción es prohibirlos totalmente por la toxicidad que tienen, la permanencia que tienen en suelo, llueve y van a ríos, donde está contaminando el agua”, justificó, además de llamar a no dejar de consumir miel, sino a exigir que se restrinjan estos componentes.

Los siete plaguicidas con neonicotinoides encontrados en la miel de Jalisco, a decir de Ponce, se utilizan también en productos de jardinería e incluso en pulguicidas veterinarios, por lo que llama a identificarlos y erradicarlos en tanto exista una regulación más estricta. Los más comunes son imidacloprida, acetamiprida, thiacloprida, thiametoxan y clothianidina.

De acuerdo con Sagarpa, 77 por ciento de las hectáreas cultivadas en 2016 en Jalisco utilizaron plaguicidas, que no suelen ser específicos a una plaga, sino que afectan a gran cantidad de insectos benéficos como las abejas, ademásde que dejan residuos en los alimentos, suelo y agua.

Resultado

Sesenta y tres por ciento de la miel analizada en 30 municipios de las 13 regiones de Jalisco presentó plaguicidas, lo que sugiere que otros alimentos de consumo humano también están contaminados, ya que los tóxicos llegaron al producto a través del polen

Certificados

En Jalisco, de acuerdo con la Secretaría de Desarrollo Rural (Seder), existen mil 500 productores de miel que se ubican en las regiones Ciénega, Centro, Valles, Altos Norte, Altos Sur, Sureste y Sur, donde el estudio encontró mayor cantidad de plaguicidas en miel. Actualmente 10 productores se encuentran en proceso de certificación por la Seder en Buenas prácticas y manejo de miel para exportación y consumo local.

A erradicar

Productos comerciales con neonicotinoides que piden evitar en productos de jardinería, agricultura y veterinaria

  •  Imidacloprida
  •  Acetamiprida
  •  Thiacloprida
  •  Thiametoxan
  •  Clothianidina

JJ/i

Etiquetas:
Copyright energyas.org © 2019. All rights reserved.

Posted 9 octubre, 2018 by fernando aragon in category Contaminación